¿Sabes cómo se cata una cerveza artesanal?

La mayoría de las bebidas y comidas pueden ser catadas. Se conoce como cata al proceso de probar una comida o bebida para probar todos sus matices. Es una forma por medio de la cual disfrutas de una forma mucho más pura los diferentes sabores de los productos. La cata se ve como una forma de homenajear al creador del producto. Esto debido a que cuando se consume un producto de cata se aprecian matices que por lo general no se ven cuando lo consumes de forma convencional (por ejemplo los colores, olores o texturas).

La cata se puede practicar con básicamente cualquier alimento. Por lo general, si quieres vivir una experiencia de catación profesional debes de asistir a un centro de cata, donde suelen exhibir alimentos para que los disfrutes. Sin embargo puedes tener tu propia noche de apreciación de alimentos con amigos. Es una forma divertida de pasar el rato, y de darle una nueva forma de ver los alimentos que consumimos todos los días.

Por ello, en esta ocasión te presentaremos lo básico para que aprendas a catar una cerveza. Con esta guía podrás pasar momentos divertidos con tus amigos y disfrutar tus bebidas favoritas de nuevas formas diferentes.

Cata de Cerveza Artesanal

¿Necesito comprar una cerveza específica para catarla?

No. Puedes disfrutar de una bebida de cualquier marca, desde la más comercial hasta la más poco conocida. A pesar de que puedes apreciar cualquier bebida sin importar su casa de elaboración, recomendamos realizar el proceso de cata con cervezas artesanales. Las bebidas industriales suelen tener todas recetas similares, por lo cual sus sabores no varían mucho los uno de los otros.

Las cervezas artesanales cuentan con texturas, sabores y olores únicos, están hechas para ser catadas. Debido a sus procesos de elaboración únicos y sus materiales de fabricación originales, puedes disfrutar mejor de una cerveza hecha de forma artesanal antes que de una cerveza industrial.  

El paso básico para disfrutar de una buena noche de cata es escoger la cerveza ideal. Esto dependerá única y exclusivamente de tus gustos. ¿Qué deseas probar? ¿Quieres una cerveza suave? ¿Una cerveza con sabores amargos? ¿Un cuerpo cremoso? Al final del día la opción esta en tus manos. Una vez hayas escogido el producto de tu preferencia debes de seguir los siguientes pasos:

Paso 1: Servir la cerveza

Uno de los pasos más importantes pero que casi siempre olvidamos dicha importancia es el de servir la cerveza. Si no sirves la cerveza de forma adecuada puedes arruinar todo el proceso. Debes de escoger el vaso adecuado (la mayoría de las cervezas se sirven en vasos de pinta, pero en ocasiones hay vasos más específicos), la temperatura adecuada y la posición adecuada. Cómo norma general la cerveza debe de servirse en una dirección de 45º y dejando 2 dedos de espuma. Esa es la forma clásica de servir, sin importar si es una botella o un barril.

Sirviendo Cerveza

Paso 2: Observa

Una vez hayas servido tu bebida debes de observarla con calma. Es como si te tomaras la cerveza por los ojos, observa sus colores, su espuma, su textura. Es algo un poco extraño la primera vez que lo hagas, pero es realmente importante. El observar hasta el último detalle de tu bebida te dirá mucho de su proceso de elaboración. El color de la cerveza viene de muchos lugares, desde el proceso de tostado de los granos de malta hasta el proceso de fermentación y malteado.

Observando la Cerveza

Paso 3: Remueve

Coloca tu mano sobre el vaso tapando la cerveza y realiza movimientos circulares pequeños. Lo que buscas es crear pequeños remolinos, para desvelar todos los aromas y pruebes la retención de espuma. La mayoría de los aromas de la bebida están contenidos dentro de la levadura y los azucares, al moverlos la reacción química de los mismos los libera, permitiendo que disfrutes los matices. Se coloca una mano sobre el vaso para evitar que el aroma escape.

Paso 4: Huele

Cuando acabes de mover tu bebida acércala a tu nariz lo suficiente para detectar el aroma. Debes de buscar detectar tres aromas: El de la malta,  el de los lúpulos y el de la levadura. Entre los tres olores ocasionalmente se solapan, pero al final del día puedes diferenciarlos de la siguiente manera: La malta tendrá un ligero olor a campo o a maíz. (Esto puede variar en las bebidas industriales, debido a su uso de arroz en lugar de cebada o malta). Los lúpulos tienen sabores cítricos o a madera. El aroma de los lúpulos depende en su mayoría al tipo de cerveza que tomes, incluso llegando a tener aroma a café o chocolate. Por último, el aroma de la levadura es fuerte y ácido. Este es el aroma del fermentado, por lo cual es un poco más fuerte que el resto.       

Oliendo Cerveza Artesanal                                                  

Paso 5: Toma

¡Sabemos que tienes ganas de tomarte esa deliciosa cerveza, pero espera un momento! Si quieres disfrutar verdaderamente tu cerveza debes de tomarla bien. No bebas cómo si tuvieras sed, para eso puedes hacerlo en cualquier fiesta. Si decidiste iniciar a catar la bebida es porque notaste algo especial en ella. Debes de tomarla en tragos pequeños, permite que los sabores se desarrollen en tu boca. Debes de permitir que tu paladar se deleite ante la bebida. Hay tres tragos especialmente importantes: El primer trago limpiara tu paladar, el segundo trago lo adecuara, el tercer trago te permitirá disfrutar el sabor. De preferencia, deja que la cerveza se adecue un poco a la temperatura, porque el frío excesivo puede arruinar el sabor.

Tomando Cerveza Artesanal

Paso final: Reflexiona y charla

Ahora que has terminado tu bebida es muy probable que aunque sea te sientas un poco refinado. Si estás con algún amigo puedes conversar con él o ella, compartan sus opiniones sobre el sabor de la cerveza y su experiencia. Eso te permitirá no solo darle un componente más social a tu bebida, sino que además podrás disfrutarla de forma un poco diferente a lo convencional. Si estás solo, anota tu experiencia en un cuaderno. Sabemos que suena un poco raro, pero te ayudara a mejorar tu próxima experiencia de cata.

El arte de probar comida es un arte muy divertido, te permite darle un giro de 180º a tus bebidas. ¿Te animas a catar una cerveza artesanal? Créenos que es una experiencia que no querrás perderte.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados